LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL SECTOR JURÍDICO

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL SECTOR JURÍDICO

Antes de abordar la cuestión de la Inteligencia Artificial en el sector jurídico, lo que implica inevitablemente aludir a términos como Big Data, considero necesario señalar algunos ejemplos de grandes avances de la humanidad.

GRANDES AVANCES DE LA HUMANIDAD

Que duda cabe que si pensamos en ejemplos de grandes avances de la humanidad los más importantes y quizá con mayor impacto en el desarrollo humano son los avances tecnológicos. Podríamos hacer un largo recorrido sobre todos ellos desde la invención de la rueda, la máquina de vapor y la transformación de la industria, la bombilla de Thomas Edison, Internet, hasta llegar al invento de candente actualidad que es la Inteligencia Artificial.

Todos ellos han contribuido adquiriendo un marcado cariz fundamental en el desarrollo de la vida humana, dando lugar a su expansión y mejora evidente de calidad de vida.

Empero, más allá de los descubrimientos tecnológicos es adecuado pensar, según mi propio criterio, que no sólo son los descubrimientos tecnológicos los que permiten que la humanidad avance. Uno de los mayores hitos de nuestra historia (aclaro, hito no tecnológico) fue la creación de la persona jurídica.

Se trata a mi juicio, de la innovación no técnica más importante de la historia de la humanidad, el momento en el que el hombre fue capaz de imaginar personas sin entidad corporal pero viva a efectos jurídicos. Es el ser humano a través de la cooperación y competencia quien logra los mayores avances.

Por tanto, no solo la técnica sino también otra serie de hitos no tecnológicos son los que permiten un alto nivel de desarrollo. Por ello, en un continuo proceso de desarrollo no es posible soslayar que, como reflejo de la sociedad y sus prácticas, transitamos de la técnica al Derecho.

Quizá este tránsito ponga en jaque nuestro sistema de Derecho pues con la llegada de la Inteligencia Artificial son muchas las personas que opinan que la implementación de estos sistemas logrará borrar de la escena a jueces y abogados entre otros, quienes serán sustituidos por esta especie de inteligencia no humana. Sin embargo, anticipo que no podemos ser tan alarmistas.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Pero ¿qué entendemos por Inteligencia Artificial y otras tecnologías como Big Data? En una primera aproximación podríamos definir la Inteligencia Artificial como aquel sistema de algoritmos que automatiza la toma de decisiones, la resolución de problemas siendo capaz de adquirir nuevos conocimientos, capaz de aprender y discurrir.

Por otro lado, la tecnología Big Data (que ya se está implementando en la transformación digital de múltiples despachos de abogados) podría definirse como aquel sistema de tratamiento de grandes cantidades de datos cuyo principal objetivo es extraer de ellos información de valor o relevante en la toma de decisiones.

CUÁLES SON SUS VENTAJAS

¿Cuáles son las ventajas de la aplicación de la Inteligencia Artificial en el sector jurídico, concretamente en el sector de la abogacía y el judicial? Los recientes avances tecnológicos están afectando a los diversos campos del Derecho. La Inteligencia Artificial puede llevarnos a conceptos clave como la informática jurídica o a la idea del juez artificial, a la decisión judicial automatizada.

A la sazón de lo expuesto conviene en estos momentos aludir al estudio que cita el diario Expansión elaborado por investigadores del Univesirsity College of London, la universidad de Sheffield y Pennsylvnia. En él se recoge el desarrollo de un algoritmo que es capaz de sintetizar un gran volumen de datos de la Corte Europea de Derechos Humanos, que permite predecir las decisiones judiciales de este órgano. En concreto el estudio logró predecir un 79% de las resoluciones de un total de 584 asuntos.

Más interesante es quizá otro programa desarrollado en Londres por estudiantes de Derecho en Cambridge, quienes desarrollaron un algoritmo capaz de predecir, con resultados aún mejores de los que logra el algoritmo que menciona Expansión.

El Case Cruncher Alpha realizó un experimento contando con los abogados más prestigiosos de Londres y dotándoles de información básica acerca en 800 casos de seguros de crédito. Esa misma información fue aportada al algoritmo. Los resultados fueron los siguientes: El porcentaje de acierto en los abogados de prestigio fue del 66,3%, en cuanto al algoritmo, rondó el 86,6%.

Es del todo interesante como la Inteligencia Artificial es capaz de procesar grandes volúmenes de información y predecir de forma autónoma una decisión judicial.

LA IA EN EL SECTOR JURÍDICO

Vistas las capacidades de estos avances tecnológicos es lógico pensar que el sector legal es un buen ejemplo de aplicabilidad de estas tecnologías en base al volumen de datos que maneja, esto es: contratos, bases de datos jurisprudenciales, leyes, formularios, plazos etc…

Pero para ello la aplicabilidad del la Inteligencia Artificial en el sector jurídico, pasa como reconocen algunos autores, por el procesamiento del Lenguaje Natural, un proceso de conversión que permita a la maquina interpretar el lenguaje facilitando las tareas al profesional de la abogacía mejorando la calidad de su trabajo en aras de la mayor satisfacción de las pretensiones del cliente.

La aplicación de estos sistemas y algoritmos tendrá una importante repercusión muy ventajosa en el almacenamiento, procesamiento y análisis de los datos que maneje el despacho, permitiendo al abogado analizar de forma descriptiva como ha ido cada procedimiento, analizar de forma predictiva como irá cada uno de sus procedimientos y, en último término, analizar de forma prescriptiva logrando múltiples estrategias de optimización deduciendo que hacer para mejorar y lograr los resultados deseados en cada uno de los procedimientos. Demostrando así que las tres clases de analíticas que permite el Big Data, descriptiva, predictiva y prescriptiva tienen aplicación en el sector jurídico.

Esta misma inteligencia artificial sería capaz, sin tener que atender de modo alguno el abogado esta tarea, de organizar y clasificar todo tipo de documentos ya sean contratos de una determinada materia, resoluciones de un tipo o de otro. Permitiría al abogado tener una excelente clasificación orgánica de sus documentos. La Inteligencia Artificial sería capaz de analizar esos documentos, algunos largos y cuya tarea de análisis puede ser complicada y costosa en tiempo para el abogado a través de técnicas ya conocidas como el Machine Learning.

Por tanto, las principales ventajas no afectan únicamente al abogado. Implementar la Inteligencia Artificial permite mayor celeridad en la ejecución de las tareas de su trabajo, permite al abogado disponer de más tiempo que redunda en la calidad de su trabajo, por ello en último término expongo que no se trata de ventajas para el abogado, pues estas son evidentes, sino lo que se produce con todo ello es un beneficio para el cliente quien busca, que duda cabe, la satisfacción de sus pretensiones en la mayor brevedad posible.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LOS JUECES

Sin embargo, la aplicabilidad de la Inteligencia Artificial a las decisiones del Juez parece más discutible. Considero que la Inteligencia Artificial puede ayudar al Juez en términos similares a los que acabo de exponer, pero soy escéptico al sostener que no podrá verse desplazada la figura del Juez por la decisión automatizada de la Inteligencia Artificial.

La posibilidad de desplazar la figura del juez por la de la decisión autómata debe ser descartada. La labor del juez implica un conocimiento completo del caso determinando una respuesta de carácter jurídico al caso individual, la interpretación de la ley aplicable al caso concreto es una tarea que no solo depende de criterio puramente objetivos, cuestión que se torna más complicada en la valoración de la prueba.

Que duda cabe, que muchas de las actividades del Juez podrían ser suplidas por los algoritmos, empero la tecnología no puede superar escollos sujetos a la valoración subjetiva del juzgador. A estos efectos si se introdujera la decisión autómata esta debería ser refrendada por un Juez, tal y como sostienen algunos autores.

En base a lo expuesto podemos concluir que la Inteligencia Artificial no va a terminar con los abogados o jueces (quizá lo haga con la figura del procurador). Lo que traerá la aplicación de estas nuevas tecnologías será una transformación del trabajo, reinventando el sector que puede tener amplísimos beneficios para los clientes.

Que todo lo anterior evidencia mi postura salvo mejor opinión fundada,

u.lawclub

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *